Cómo Comenzar Un Negocio En Línea: El Desgaste Laboral

El desgaste laboral es un tema del cual nadie se salva, todos en cierta medida lo hemos sufrido. Esta vez hablaré qué significa desgastarte cuando emprendes y cómo salir de ello.

Muchas veces sucede algo del cual todas nos sentimos inquietas y es al momento de convertir una de tus pasiones en un negocio.

Es un sentir que viene de repente cuando estás dándolo todo y en el cual sientes que no disfrutas tanto lo que inicialmente se miraba atractivo en emprender.

Nos da pánico exponer que eso no nos está decantando y que las demás personas crean que no somos tan fuertes como para llevar nuestra propia marca.

Te enfocas menos en hacerlo por diversión y esto se va sintiendo más fuerte conforme vas ganando dinero o simplemente van avanzando los meses y no ves ningún ingreso.

Antes que te des cuenta, estás trabajando más de 10 horas diarias y en el poco tiempo que tienes libre, estás pensando en tus clientes, los pendientes y cómo potenciar el crecimiento del negocio.

Y luego ves en retrospectiva ese negocio el cual comenzaste porque deseabas libertad creativa y satisfacción personal, termina reteniendo tu mente, sintiéndote así prisionera de tu propio tiempo…ese del cual tú querías ser la dueña.

Los descansos y los pasatiempos se vuelven cosa del pasado porque quieres figurarte cómo comenzar tu negocio

Y te preocupas en que tu idea funcione.

Este blog fue inspirado por el agotamiento que yo misma he sufrido en la trayectoria de emprender y crear mi negocio.

Cuando comienzas algo nuevo, te sientes inspirada conociendo las posibilidades y las alternativas de lo que tu negocio puede ser. Si no comienzas con estrategias claras sobre quien es tu nicho y tus metas, las cosas pueden tornarse un tanto confusas e incluso creer que no eres lo suficientemente buena para el reto.

En fin, cuando logras superar estos miedos que te lo digo muy en serio, es normal tenerlos, viene un reto aún más temible y del cual muchos se sentirán identificados sea que emprendan o posean un empleo.

El desgaste laboral por trabajar en exceso cuando comienzas tu negocio

Es algo tan curioso de cómo muchas culturas ven de manera diferente esta problemática. En personas angloparlantes existe el término workaholic, asignado para quienes son adictos al trabajo. Término acuñado por el ministro y psicólogo Wayne Oats como:

“La compulsión o la incontrolable necesidad de trabajar sin cesar.”

Un adicto al trabajo es una persona que no puede obtener satisfacción en lo que él o ella esté trabajando. Les cuesta lograr un equilibrio entre el trabajo y su vida personal.

Son los primeros en ir a trabajar por la mañana, y pasarán horas extremadamente largas de su día y noche resolviendo problemas y abordando una tarea tras otra.

Una persona adicta al trabajo se sentirá culpable o ansiosa cuando no está involucrada en su trabajo, y tendrá pensamientos invasores continuos sobre su trabajo, incluso durante las vacaciones.

A lo que el profesor Bryan Robinson, autor de varios libros y psicoterapeuta en Carolina del Norte, definió lo siguiente:

“Siempre digo que la diferencia entre alguien que es un verdadero adicto al trabajo y alguien que solo trabaja duro es que el adicto al trabajo está en las pistas de esquí soñando con volver al trabajo, y el trabajador duro está en la oficina soñando con estar en la pista de esquí.”

El trabajo consume la vida entera a un workaholic. Su única motivación en la vida es obtener el reconocimiento público del éxito. Por lo tanto, esa adrenalina en lograr la aprobación de lo que él hace para validar su esfuerzo, es el único resultado que él ansía lograr.

Así como podríamos comparar a un adicto al trabajo con un ludópata (es decir, las personas adictas al juego) en los cuales estos últimos buscan gastar el último centavo para apostar en el juego, el adicto al trabajo pasará las horas enteras intentando asegurarse en recibir un reconocimiento encima de los demás.

¿Quieres ser parte de mi Patreon?


Con una colaboración de $2 obtienes 2 episodios de podcast exclusivos sobre branding, productividad, herramientas actuales en línea e inteligencia emocional cada mes.

El desgaste laboral puede ser el signo de algo más serio

Un estudio realizado en Noruega en el 2016, pusieron en observación a 16,426 adultos en entornos laborales.

Lo que se observó en dicho estudio es que dentro del segmento de quienes sufrían adicción al trabajo, un 30% de los adictos sufrían ansiedad, trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) y/o trastornos obsesivos compulsivos (TOC).

Dentro de este mismo segmento, 9% de ellos poseían cuadros de depresión. A lo que el investigador de la Universidad de Burgen, concluye que llevar el trabajo al límite “puede ser un signo de problemas psicológicos o emocionales más fuertes”.

Y bueno, en el caso de Japón ellos poseen una palabra llamada Karoshi definida como:

“La muerte por exceso de trabajo”

Investigando, me encontré que para ellos era importante darle un nombre a dicha adicción, debido a las enfermedades relacionadas con dicho comportamiento, además de que estadísticamente era un problema de salud pública, según la BBC.

En dicho estudio muestra las afinidades de problemas cardíacos relacionados por el estrés laboral y cómo Japón pasó de ser una nación de tener un promedio de 15 horas diarias de trabajo a lo que hoy en día han disminuido a 4 horas laborales diarias.

¿Por qué traer a referencia el desgaste laboral cuando comienzas a crear tu negocio?

Porque de una manera implícita y de algo que no nos gusta hablarlo entre nosotros existe, bajo el argumento de decir “es que así es la vida de adultos”. Sea que emprendas o no.

Este fue un tema del cual debatí con un amigo hace un tiempo, de mis crecientes temores en aprender cada cosa nueva, invertir mi tiempo para hacer funcionar mis ideas, quemarme en el proceso y después perder empuje.

Y por ello estoy aquí, porque un día vi mis malos hábitos, mis carentes sistemas y mi agobio por querer y necesitar aprender una enorme cantidad de cosas. Estoy aquí porque un día decidí ya no ser desordenada con mis hábitos y tener falta de planificación en mi vida.

Un día decidí que no quería sentirme culpable si yo creía que me merecía un respiro para luego retomar mis actividades justo donde habían quedado.
A lo que hoy les contaré qué cosas hice para ir superando el desgaste laboral y no volver a irrespetar mis horas de descanso:

1. No olvides tus motivos de por qué haces lo que haces

Esta es la parte vital de los cimientos para emprender. No olvidar tu visión. ¿Por qué comenzaste a emprender? ¿qué te motivó a dejar tus horarios de oficina o el tener doble trabajo con tal de sacar adelante tu proyecto?

Conmigo misma entendí que la pasión que buscaba no estaba en mi negocio. Lo que mi alma realmente anhelaba eran pasatiempos, tiempo libre, diversión y ser creativa solo por el hecho del goce propio y no por el beneficio.

En tener una visión te da un ímpetu tremendo de trabajar de lleno y acelerar procesos. Y seguramente una parte de ti, así como yo en su momento, estás estresada intentando monetizar y tener una fuente de recursos con el cual llevar la comida a la mesa este mes.

Te entiendo completamente, para ello iré al segundo consejo.

2. Crea tus propias rutinas sin importar si ya comenzaste tu negocio

Las rutinas son importantes. Y no me cansaré de hacértelo saber. Sin rutinas, no hay sistemas, sin sistemas, solo tendrás caos y estrés. Prueba alguna de estas rutinas que he hablado en el blog:

Crea tu Rutina de Mañana para Trabajar Desde Casa 

7 Maneras Gratuitas de Recargar Energías y Estar Sana 

Cómo Crear tu Rutina Matutina 

3. Establece tus horas libres y tu presupuesto de gozo

Nunca olvides que tú eres el elemento más valioso en la fórmula. Si no te cuidas, nadie lo va a hacer por ti. Este es un camino lleno de gratitud y satisfacción personal pero no sabrás apreciarlo si no estás disfrutando tu proceso.

4. Escucha tus mentores favoritos y busca amigos que emprenden igual a ti

Si ya tenés tu plan de negocios de aquí a 6, 12 meses, 3 años con tu nicho definido, tus metas y tus alcances… Ya sabes a lo que vas. Comenzar siempre es la parte más difícil.

Hace un tiempo escuché un podcast de Gary Vee en el cual le preguntaron cuál fue su etapa de emprender favorita. Él mencionó: cuando comienzas.

Porque cuando comienzas hay sueños, ilusiones y ganas de agarrar todo con mucha pasión compaginada con la excitante sozobra del qué pasará el siguiente día.

Pero eso no quiere decir que lo tienes que hacer sola. Busca inspiración en mentores que te llenen de sus experiencias y, al mismo tiempo, expande tus horizontes conociendo a personas que están en tu misma situación o etapa de tu emprendimiento.

Al conocer dichas personas, la empatía y la ayuda mutua nos vuelven más fuertes. Vos nunca sabrás si tus conocimientos en el campo le podrán ayudar a la comunidad y viceversa.

Tener un mentor es importante pero no es lo único a lo que debes tener como fuente de ayuda e inspiración.

Entonces si sabes a lo que vas, no entrarás en desesperación. Si estás escuchando este consejo es porque yo ya sabía a lo que iba y aun así debía sufrir en carne propia lo que era desgastarme para nunca jamás volverme a desesperar.

Yo no quiero que tú llegues a eso si estás escuchando este consejo a tiempo y pues, si has reconocido los síntomas, es momento que pares y hagas algo por reestructurar tu plan.

5. Date un momento para ver cifras de cómo va tu negocio

Cuando comenzamos a emprender, es un mundo muy apasionado y podríamos caer fácilmente en el sesgo optimista del cual abordé en el capítulo anterior y tendrá mucho sentido que hoy te diga lo importante que es te tomes tu tiempo y analices números.

Al decir números me refiero, no solo al dinero que ingresa y sale, sino también datos. Si en tu caso puntual has creado un negocio digital, es importante saber interpretar las analíticas.

Con esto puedes definir la proyección de aquí a X meses que obtendrás los resultados que te has planteado con base a tus metas.

Cuando tienes un nicho definido, lo que te queda es ver la consistencia, el entregar algo de valor que, eso podrás estudiarlo sabiendo cómo los demás lo hacen, pero al final quienes te dirán lo que de verdad quieren es tu audiencia misma.

A este punto leo mis analíticas y sé lo que mi nicho busca. Entonces con todo y mil amores hago más contenidos para satisfacer dicha necesidad y en otros momentos, me doy para experimentar contenidos tal como este.

Sin embargo, si no lees números será un proceso desgastante si no sabes a lo que vas y quiero que te quedes en la mente que aquí has venido a crear estrategias.

Dolly Parton dijo una vez:

“No te pongas tan ocupado ganándote la vida como para olvidarte de vivirla”.

Aprende a escuchar a tu mente cuando te pide un descanso, dale seguimiento cuantas horas son las que tú puedes trabajar por semana. No todos los días podrás sacar la misma cantidad de trabajo.

Organízate con una agenda, planificador o calendario un día en específico sentándote en tu escritorio para puntualizar cuál es esa pequeña meta que querés ganar en el día, la meta central de la semana, la del mes y pues, si quieres ir más lejos, la de los años.

Personalmente, mi día con más alto pico de productividad son los lunes y el día donde ya no pienso en querer hacer algo son de jueves a viernes, a pesar que el sábado me encanta trabajar y ver detalles del proyecto. Mi domingo es sagrado para no hacer más que las cosas que hago en mi tiempo libre.

Date tu tiempo libre, te lo mereces. Hazme caso.

Si te ha gustado este podcast no dudes en hacérmelo saber en mis redes sociales de Instagram, Facebook o incluso en la misma entrada del blog.

¿Y tú qué haces para no desgastarte laboralmente mientras emprendes? 🙂

Foto de Aleserade

Sobre Alexia

Soy una apasionada de una multitud de cosas aparentemente desconectadas: literatura, psicología, creatividad y emprendimiento, por nombrar algunas.

Teniendo la experiencia de crear mi propia agencia, he acumulado una cantidad de recursos y conocimientos que deseo compartir contigo y así motivarte a realizar tus ideas.

Sígueme en Facebook

Blogs Recientes

Pin It on Pinterest

Share This

Al usar este sitio tu aceptas el uso de cookies. más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close