Mi Problema con los Falsos Optimistas en el Emprendimiento

Hoy en un episodio más de Aleserade Podcast hablaré un tema del cual quería tomarme mi tiempo para dar una crítica constructiva. Y es sobre los falsos optimistas en el emprendimiento.

Hace un par de semanas a través de Instagram recibí un mensaje directo de una persona cuestionándome si yo era parte de un grupo de influencers afiliados.

Me entregó el nombre del grupo y yo le contesté que no sabía sobre eso, si podía brindarme mayor información.

Esta persona en cuestión me mencionó que era un grupo para monetización para bloggers. De la manera en que me lo hizo saber era para que yo le dijera: “dime más, quiero sabeeeer”.

Pero, yo opté por escribirle a secar: “gracias”.

Luego me dijo: “¿no estás interesada?” y yo, al momento de recibir eso, googlié el nombre del grupo que me brindarían beneficios monetarios. 

Desde antes de googlear yo estaba escéptica. Ciertamente con la audiencia que cuento, no me considero en el momento que publico esto, no me considero una persona influyente.

Y como ya vas intuyendo, exacto, noo aparecía nada en la búsqueda.

A todo esto, me dio por entrar a su perfil.

Te sabes esos típicos perfiles de personas que emprenden donde solo te hablan de las cifras que hacen mensuales, seguido con una frase rimbombante como:

 

“dile sí a todas las oportunidades que te dé la vida”.

 

No la verdad es que, a mi manera de verlo y según lo que he aprendido sobre productividad, al contrario he aprendido a decir “no” a cosas que sé que no haré por más que me llamen la atención.

Sin el ánimo de ofender pero para mí esto clasifica como un falso optimismo y te diré porqué las personas suelen malinterpretar y confundir cuando hablamos sobre motivación personal.

¿Cuál es la diferencia entre falso optimismo y optimismo racional?

Nadie pone en duda que el optimismo es una virtud, media vez nosotros tengamos una confianza en nosotros mismos y que este se apegue a nuestra realidad.

Y partiendo de esa concepción, si nuestro optimismo no compagina con nuestra realidad, estamos hablando de un pseudo optimismo.

Abraham Maslow una vez dijo:

“el falso optimismo, tarde o temprano, significa desilusión, enfado y desesperación”.

Pero, aquí viene la parte curiosa. Muchas personas desde fuera te pueden catalogar fácilmente como falso optimista y es que una autoestima alta nos convierte en personas positivas ante la vida, porque somos conscientes de nuestras habilidades y de que carecemos.

Siendo así una fórmula para mirar hacia adelante sin miedo al futuro.

En cambio un falso optimista se cuelga de la tendencia sensacionalista en aparentar al mundo lo positivos que son aunque en su interior estén rotos.

Y es sencillo caer en el juego del falso optimista como una medida para no afrontar la realidad y evadir los problemas, ahí es donde en definitiva se cumple lo dicho por Maslow, prontamente estarás en la desilusión y la desesperación.

¿Es el ser optimistas una elección?

Investigando sobre ello, en el portal de Quora encontré una historia bien curiosa que citaré a continuación:

Un día, un profesor entró al aula y les pidió a sus alumnos que se prepararan para un ensayo sorpresa.

El profesor repartió papel. Una vez que los entregó a todos, les pidió a sus alumnos que pasaran la página y comenzaran.

Para sorpresa de todos, no había tema. Solo un punto negro en el centro de la página. El profesor al ver la expresión en la cara de todos, les dijo lo siguiente:

“Quiero que escribas sobre lo que ves allí”.

Los estudiantes confundidos, comenzaron la tarea inexplicable.

Al final de la clase, el profesor tomó todos los documentos y comenzó a leer cada uno de ellos en voz alta frente a todos los estudiantes. Todos ellos, sin excepciones, describieron el punto negro, tratando de explicar su posición en el medio de la hoja, el tamaño, la oscuridad, etc., etc. Después de haber leído todo, el aula en silencio, el profesor comenzó a explicar :

“No voy a calificarte en esto, solo quería darte algo en qué pensar. Nadie escribió sobre la parte blanca del papel.

Todos se enfocaron en el punto negro, y lo mismo sucede en nuestras vidas. Tenemos un libro blanco para observar y disfrutar, pero siempre nos enfocamos en los puntos oscuros.

Nuestra vida es un regalo que Dios nos dio, con amor y cuidado, y siempre tenemos razones para celebrar: la naturaleza se renueva todos los días, nuestros amigos a nuestro alrededor, el trabajo que proporciona nuestro sustento, los milagros que vemos todos los días”.

Sin embargo, insistimos en centrarnos solo en los puntos oscuros: los problemas de salud que nos molestan, la falta de dinero, la complicada relación con un miembro de la familia, la decepción con un amigo, etc.

Los puntos oscuros son muy pequeños en comparación con todo lo que tenemos en nuestras vidas, pero son los que contaminan nuestras mentes.

Aleja tus ojos de los puntos negros de tu vida. Disfruta cada una de tus bendiciones, cada momento que la vida te da. Sé feliz y vive una vida llena de optimismo y pensamientos positivos

Es una elección que cada quien toma hacia qué lado querés enfocar tu vida. Por ello, es importante responsabilizarnos de nuestros sentimientos y no culpar a otros por nuestras entre comillas “desgracias emocionales”.

“Yo actué así por lo que me hiciste sentir”; es una frase muy común entre conflicto de parejas en asignar la culpa de la emoción en vez de responsabilizarse cada uno y ver el problema como una oportunidad para resolver.

¿El ser optimistas irracionales es necesario para emprender?

Los emprendedores usualmente poseen el “sesgo de optimismo“.

Según la página de Bekia Psicología este tipo de optimismo hace que creas que tienes menos posibilidades de sufrir una desgracia que otras personas y posiblemente, también pensarás que es más probable que logres el éxito en tu vida.

Esto claramente no quiere decir que tengas una perspectiva bonita de tu vida, también puede hacer que tomes malas decisiones que tengan resultados desastrosos si no analizas a profundidad a lo que te arriesgas.

Uno de los problemas que derivan del sesgo optimista es llamada la falacia del costo hundido.

Es eso que te podría llevar a extender un fracaso en negocios, tu empleo e incluso tu vida amorosa. Para ello te podría dar un par de ejemplos:

El primero es el no reconocimiento de un fracaso en un negocio solo por el hecho que has invertido bastante tiempo, energía y dinero en él.

Es un proceso que te lleva a extender el sufrimiento por no poder (o no querer) interpretar las señales que este negocio te llevaría a una quiebra económica e incluso distanciamiento de relaciones personales.

Y como segundo ejemplo es el típico de seguir dando largas a una relación porque se ha invertido tiempo en construirla y por el hecho que él o ella me haya puesto los cuernos no quiere decir que deba acabarse, a pesar que esto te esté minando poco a poco tu persona.

El mantener relaciones así, se vuelve una carga pesada para ambas partes en no decidir cuando parar y darse el tiempo para perdonarse mutuamente.

Muchas personas se apegan a ser irracionales por el simple hecho que no les gusta sentirse que están perdiendo. Y esto suele ser parte de no aceptar la realidad, ponerse una venda en los ojos para sobre estimar lo que ya se está hundiendo.

No me cansaré de hablar sobre lo bien que hace a tu mente leer a diario una dosis de estoicismo.

¿Cómo mantenernos optimistas a pesar de toda la carga negativa que hay a nuestro alrededor?

Te diré lo que yo hago para mantener mi optimismo diario a pesar de las adversidades.

Algunos de estos consejos te van a parecer un tanto fuertes debido a que reconoces prontamente existen. Es bueno detectarlos y si tomas estos consejos no dudes en hacérmelo saber:

 

1. No veo las noticias

Así como lo lees. Y podrás pensar “Alexia pero es importante estar informados en lo que pasa alrededor del mundo para saber actuar” y sí, el problema está en donde te informas y la cantidad de horas que le dedicas al día en informarte.

Las noticias son altamente sensacionalistas hoy en día. Con tal de tener tráfico en sus sitios web, los blogs de noticias brindan una enorme cantidad de amarillismo para crear morbo y sacar lo peor de nosotros para informarnos.

Procura no darle mucho tiempo de tu vida. Y si no puedes desapegarte, asigna 20 minutos de tu día para lograr consumir. Acabado ese tiempo, deslígate y sigue con tu vida.

 

2. No interactúo a diario con personas deprimentes por decisión propia.

Quien me conoce sabe que si estás pasando por un mal momento, me voy a involucrar lo más que me permitas para ayudarte a resolver lo que te está pasando.

Pero si esto se trata de rasgos de carácter donde las personas prefieren utilizar la victimización o son de las que prefieren quejarse por todo, me mantengo alejada de ellos.

Hago por elección propia acercarme a personas positivas y optimistas que me llenen de energía para poder ayudar a quien lo necesite.

Recordemos que el optimismo es altamente contagioso y no puedes brindarlo si todo el tiempo estás drenando esa energía en gente que no quiere salir adelante.

 

3. Me doy a mí misma la libertad.

Cuando comencé a emprender, parte de mi visión era tener la libertad de trabajar en lo que yo amo hacer y ahorrarme el estrés de trabajar con personas que no disfruto de su compañía, hacer cosas con las que mi ética no está de acuerdo o estar en un lugar en el que preferiría no estar.

Al final del día cuando sopeso con lo que no tengo que lidiar a diario, le da un respiro a mi vida de saber que estoy en el lugar y momento correcto.

 

 Si te ha gustado este podcast no dudes en hacérmelo saber en mis redes sociales de Instagram, Facebook o incluso en la misma entrada del blog.

¿Y tú qué haces para no ser falsa optimista? 🙂

¿Quieres ser parte de mi Patreon?


Con una colaboración de $2 obtienes 2 episodios de podcast exclusivos sobre branding, productividad, herramientas actuales en línea e inteligencia emocional cada mes.

Foto de Aleserade

Sobre Alexia

Soy una apasionada de una multitud de cosas aparentemente desconectadas: literatura, psicología, creatividad y emprendimiento, por nombrar algunas.

Teniendo la experiencia de crear mi propia agencia, he acumulado una cantidad de recursos y conocimientos que deseo compartir contigo y así motivarte a realizar tus ideas.

Sígueme en Facebook

Blogs Recientes

Pin It on Pinterest

Share This

Al usar este sitio tu aceptas el uso de cookies. más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close